Our news


Un vicio. Como gurú responsable, teniendo en cuenta los 70 juegos que pululaban en los stands, me prometí dedicarle unos minutos a cada uno. Pero Yokai Sword me robó casi una hora en un suspiro. No podía soltar el mando. La idea es tan sencilla como potente: una pantalla fija, un ninja y horda tras horda de monstruos sacados de la mitología japonesa. El sistema de control es la clave. El joystick derecho controla el movimiento del ninja y el izquierdo permite atacar con su katana en cualquier dirección del espacio. Solo hay una vida. Y la pierdes al primer zarpazo de bicho. Demencial dificultad pero tan adictiva como un arcade de hace 30 años. Un ejemplo a seguir para diseñadores primerizos. No hay que pensar en hacer un Call of duty o un Zelda como primer proyecto. Lograr que un juego sencillo (que no simple) tenga pegados al joystick a los jugadores es reto más que suficiente.

Habrá que ver cómo evoluciona su contenido, porque el único pero que le vi a este Yokai es el peligro del aburrimiento si la variedad de enemigos y de desafíos al jugador no se renueva.

Ángel Luis Sucasas
Fuente: tlife.guru
Autor: Ángel Luis Sucasas




Leave a Comment

 

Back to top

Cookies

This site uses cookies for that you have the best user experience. If you continue browse you are consenting to the acceptance of the aforementioned cookies and acceptance of our cookie policy, click the link for more information.